miércoles, 15 de abril de 2009

LA MOCHILA VIAJERA (VII): JEFE, HEMOS ENCONTRADO UNA BOMBA


Tras las vacaciones de Semana Santa, retomamos la aventura de la Mochila Periploica. Habíamos repasado, intentando comprender los hechos, el viaje de la mochila desde la Estación de "El Pozo", pasando por "Villa de Vallecas" y "Puente de Vallecas", sin ser descargada en ninguna de las dos comisarías, hasta IFEMA, y de allí nuevamente a "Puente de Vallecas", por orden de Su Señoría, el Juez Juan del Olmo Gálvez.

El Inspector Jefe Miguel Ángel Álvarez, pese a su comportamiento un tanto equívoco durante la jornada, nos comenta en la página 58 del Auto de Procesamiento quién dio la orden de volver a "Puente de Vallecas" y de revisar e inventariar los objetos:

...se pone en conocimiento del Magistrado Juez del Juzgado Central de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional dicha anomalía, disponiendo la Autoridad Judicial que los objetos y efectos recogidos en la Estación de Ferrocarril de El Pozo sean llevados a la Comisaria de Policía de Puente de Vallecas.

Que dicha Autoridad Judicial ordena al Funcionario que suscribe que en el transcurso de la noche haga un detallado y exhaustivo recuento del contenido de las bolsas de plástico en cuyo interior se encuentran los objetos y efectos recogidos del interior de los vagones del tren siniestrado en la Estación de El Pozo. Por todo lo cual dispone un servicio de noche compuesto principalmente por Funcionarios del Grupo de Investigación, comisionando al Subinspector de dicho grupo junto a seis funcionarios adscritos a la Comisaria de Policía de Puente de Vallecas que realicen dicho recuento.

Muy similar es lo que cuenta el Comisario Rodolfo Ruiz, de la Comisaría "Puente de Vallecas", superior de hecho del Inspector Álvarez, sólo que en su relato es la Juez Bustos la que ordena el traslado, y el hecho "se pone en conocimiento del Juez del Olmo", que ordena el inventario

...la Juez de guardia fue la que ordenó que las bolsas que inicialmente se habían trasladado al Ifema, se llevaran a la comisaría de Puente de Vallecas.

Esa circunstancia la pusimos en conocimiento del Juez de la Audiencia Nacional Sr del Olmo, quien ordenó que hicieramos un inventario de todos los objetos y efectos que se habían recogido en la estacion del Pozo del Tio Raimundo.

En todo caso, vemos que el grupo encargado de revisar los enseres e inventariarlos, lo forman siete personas: un subinspector y seis funcionarios. Entre ellos, por cierto, no se encuentra Miguel Ángel Álvarez, que dice en su instancia...

... se retira a las 0'30 H momentáneamente para tratar de recuperarse del tremendo impacto psíquicamente observado como físicamente por el desgaste realizado... (sic)

...como tampoco el Comisario Ruiz, que, ante el Tribunal, declaró...

...llegue a casa sobre las doce de la noche…Yo jamas vi la bomba, jamas. Sobre las dos de la madrugada, a mi me llaman a casa, para informarme de esa novedad.

De los siete agentes comisionados para realizar el inventario, al parecer dos funcionarios se encontraban custodiando los objetos, y los que llevaron a cabo el verdadero inventario fueron cuatro de ellos, divididos en dos parejas. Cada pareja, en una habitación independiente, fue examinando más o menos la mitad de los bultos, al menos hasta que se paró el escrutinio por el hallazgo de una bomba. Evidentemente, nos interesan sobre todo las declaraciones de los dos que formaban la pareja que halló la bolsa. En el Auto de Procesamiento (Pg 69) nos cuentan cómo encontraron la bolsa:

Agente del C.N.P. con carné 88.163:

...Procedían a abrir las diferentes mochilas que se encontraban allí, a fin de poder ir realizando la reseña de los objetos y localizar documentaciones de los dueños de las mismas. Al llegar a la bolsa de deportes, lo que hizo fue abrir la cremallera de la misma, sacó el móvil que allí se encontraba y al tenerlo en la mano observó que iba unido a unos cables, con lo que procedió a volverlo a meter en la bolsa. Se le muestra el folio 1.748 de las actuaciones a fin de que manifieste si la bolsa que aparece en la fotografía es la bolsa que vio la declarante: que sí, que era esa bolsa...

Encontró la bolsa con el artefacto explosivo sobre la 1:30 o 2 menos algo de la mañana del día 12 de marzo de 2004.


Agente del C.N.P. con carné 79.046:

Al llegar a las 22:00 horas, se le indicó que tenía que relacionar los efectos depositados en Comisaría ... Empezó a realizar la relación de efectos junto con una compañera; en un principio él abría las bolsas y su compañera apuntaba, pero justo antes de abrir la bolsa en donde se encontraba el artefacto explosivo fue sustituido por su compañera en dicha labor de apertura, y fue ella la que al abrir la bolsa de deporte encontró el artefacto explosivo. Se le muestra el folio número 1.748, del tomo 8 de las actuaciones a fin de que manifieste si es esa la bolsa que encontraron y MANIFIESTA que sí.

Vemos, pues, que los agentes que encontraron la bolsa están perfectamente identificados (así como lo estarían sin duda, los otros cinco que participaron en la revisión, si hiciese falta). Y los dos identifican sin mayor problema la bolsa cuando se les muestra una fotografía. No hay, pues, allí, nada que rascar. Veamos si se ratificaron en el juicio. En primer lugar, la agente nº 88163:

MINISTERIO FISCAL: Cuando usted llegó, cuando entró de servicio sobre las 10 de la noche, como nos acaba de decir, qué…qué misión se le encomendó por su superior?

TESTIGO: Me dijeron que tenía que hacer una relación de efectos, con los efectos que se habían traído de la estación de El Pozo.

...

MINISTERIO FISCAL: ¿Cuánto tiempo llevaba usted realizando esta función de relacionar los efectos cuando halló un…una que tenía algo en especial que ahora nos dirá?

TESTIGO:Pues el tiempo exacto no lo sé, no recuerdo. Sé que habían pasado ya las 12 de la noche, pero tampoco le puedo indicar si llevábamos 2 horas, 3 horas, no lo recuerdo.

...

MINISTERIO FISCAL:Qué encontró?

TESTIGO: Bien, yo una mochila de deportes, la abrí y saqué un teléfono móvil y cuando lo saqué, cuando lo levanté pues vi que estaba unido por la parte de abajo por donde se suele enchufar la batería, tenía unos cables, que esos cables iban directos a la mochila y, al mirar a la mochila, pues vi que había una especie de paquete envuelto con plástico y que esos cables iban unidos allí.

...

MINISTERIO FISCAL:Interesa se le muestre el folio 1748 de la causa ... Recuerda si ésa era la bolsa que usted…que usted encontró?

TESTIGO: Sí, sí la recuerdo.

Y, después, el agente nº 79046:

MINISTERIO FISCAL:Por la noche ha dicho usted que….que entra a trabajar sobre las 9 y media, las 10, cuando se incorpora a su trabajo, le encomendaron hacer algo en particular?

TESTIGO: Sí. Confeccionar una lista de efectos que se habían recuperado del tren de El Pozo que había hecho explosión.

...

MINISTERIO FISCAL: ¿Recuerda a qué hora empezaron a realizar esa relación de efectos?

TESTIGO: Sí, pues serían aproximadamente las 10, 10 y 10 de la noche.

...

MINISTERIO FISCAL: Recuerda a qué hora se pudo hallar esta bolsa que posteriormente se comprobó que tenía un artefacto?

TESTIGO: Pues serían aproximadamente las 2 menos cuarto de la mañana.

...

MINISTERIO FISCAL: Vio usted lo que había en su interior?

TESTIGO: Sí. Una vez que abrió mi compañera la bolsa, me acerqué a ver lo que había dentro.

MINISTERIO FISCAL: Qué es lo que vio?

TESTIGO: Yo vi cuando mi compañera abre la bolsa, extrae un teléfono móvil del cual parten unos cables. En ese momento, pues prácticamente de un salto, me voy hacia el lugar donde ella estaba; ella volvió a dejar el teléfono en su lugar y es cuando veo que en el interior hay un teléfono móvil, del cual partían dos cables….

MINISTERIO FISCAL:De qué color?

TESTIGO: Eh…uno rojo y uno azul, hacia una bolsa de basura de color azul claro, la cual estaba marcada con un número, con el 5, si no recuerdo mal.

Es decir, ambos agentes están básicamente de acuerdo. Sobre las 22 horas del día 11 se comenzó a revisar, encargándose de la mitad, más o menos de los bultos, que uno de los dos agentes examinaba, dictando al compañero los objetos que iba extrayendo. Además de hacer inventario, parece ser que estaban atentos a la posible aparición de documentación, o información que pudiera identificar a los dueños. Sobre las 01,45 H de la mañana se produjo el hallazgo del artefacto explosivo.

Aquí debo apuntar un detalle que me llama la atención. Los agentes que realizaban el escrutinio (cuatro) trabajaron de firme durante unas tres horas y media, aproximadamente, abriendo paquetes, examinándolos y anotándolos, para no llegar a examinar ni la mitad de los bultos. ¿Cuánto tiempo hubieran necesitado los TEDAX que, según declararon, para alborozo conspiranoico, habían examinado concienzudamente los bultos de la Estación de "El Pozo" (los mismos bultos)? Si bien puede argumentarse que los agentes de la Policía Nacional tenían que abrir las carteras de documentos para comprobar si había información sobre la identidad de los dueños, y debían anotar en el ordenador los objetos encontrados, por otro lado los TEDAX debían, por lógica y sentido de la supervivencia, abrir los paquetes con muchísima mayor prudencia, y además debieron comprobar los objetos, no sólo apilados en un mismo montón, sino también desperdigados en los trenes. Y, además, en la Comisaría de Puente de Vallecas el examen no había concluido, ni mucho menos, cuando se detuvo por la aparición de la bomba. ¿Cuánto hubiera necesitado para ser concluido? ¿Seis o siete horas?

No parece razonable que el donoso escrutinio que los TEDAX hicieron de los objetos de "El Pozo" les lleve mucho menos tiempo que el realizado en "Puente de Vallecas". A no ser que el escrutinio no haya sido tan exhaustivo, claro.

Según la declaración de los TEDAX nº 65255 y 54868, llegaron a la estación a las 8'45 a 9'00 de la mañana. Según las declaraciones de Miguel Ángel Álvarez y Rodolfo Ruiz, sobre las 14'00 todo había terminado, sin poder precisar exactamente cuánto tiempo hacía que los TEDAX habían abandonado el lugar. Por lo tanto, en un plazo de cinco horas (como máximo, que bien pudieron ser tres o cuatro) los TEDAX se hicieron cargo de la mochila que había sido descubierta antes y que contenía un explosivo, la examinaron, desalojaron la estación, neutralizaron la bomba, entraron a los trenes, sacaron los bultos que quedaban, revisaron los vagones "de adelante atrás y de atrás adelante", y luego, según su declaración, examinaron los bultos del andén.

¿Cuánto tiempo les quedó para revisar el andén? Tengamos en cuenta que en estas circunstancias hay que andar con pies de plomo, no se puede "examinar" un bulto sospechoso golpeándolo contra un poste, ni comenzar a manejar un explosivo hasta que todo el mundo, todo, esté fuera del lugar.

Como anécdota curiosa y significativa, no está de más recordar que, según el relato de Miguel Ángel Álvarez en la instancia antes mencionada, la aguerrida Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, "cuando restaban escasos minutos" para que "explosionase la citada bomba" se saltó los "cinturones de seguridad" "a bordo de su vehículo oficial".

Es decir, el perímetro de seguridad estaba a bastante distancia del centro de la explosión, como es lógico. El desalojo había sido llevado a cabo bastante tiempo antes de la desactivación, como es normal. La entrada de la pimpante Presidenta con sus muchachos tuvo que retrasar durante bastantes minutos la actuación de los TEDAX. Y es probable que no fuera la única, si conocemos un poco la idiosincrasia de nuestros personajes, siempre atentos a conseguir un valioso recuerdo, una curiosa foto, o ujn video valioso para enviar a los programas de "Videos de Primera".

Parece poco probable que tuvieran tiempo suficiente para realizar una exploración exhaustiva con la que poder afirmar, sin lugar a dudas que no había ninguna otra bomba en la Estación de "El Pozo". Ciertamente, en sus declaraciones iniciales (v. Auto de Procesamiento p. 55) no afirmaron que lo hubieran hecho, aunque eso no quiera decir nada, pues se centraron fundamentalmente en la mochila desactivada sobre la propia estación.

Ya hemos comentado que durante el juicio no contradijeron en ningún momento que la mochila "de Vallecas" proviniese de "El Pozo". Es más; es significativo que, cuando se les informó, aquella misma noche, que había aparecido otra mochila con explosivo que venía de dicha estación, no mostraron ninguna extrañeza, no protestaron la imposibilidad del hecho, y asumieron que debía llevar el mismo explosivo que la mochila que habían desactivado en el lugar de los atentados. Volviendo a la declaración de los TEDAX, el nº 65255 dice:

Ministerio Fiscal: ¿Quién le informó en la comisaría que los efectos estaban recogidos en la estación de El Pozo?

Testigo: Creo que los propios compañeros de allí.

Ministerio Fiscal: Una vez que comprueba usted la bolsa y el contenido de la bolsa, según su compañero que ha declarado anteriormente, que le...

Testigo: Sí.

Ministerio Fiscal: ... que dijo que le echara un vistazo, ¿Qué hicieron?

Testigo: Pues, de momento... desalojar aquéllo. Y luego, pues empezar a hablar entre los tres que estábamos. A ver qué íbamos a hacer. Porque tal como había
pasado por la mañana
... eso estaba... se supone que estaba cebado.

Obsérvese que no dice "por si las moscas", o "no se puede fiar uno de nada". Dice que "hay que suponer que está cebado". por lo que "había pasado por la mañana". O sea, no tiene ninguna duda de que esa mochila pueda provenir de donde le afirman que proviene, de la estación de "El Pozo". No se le pasa por la imaginación que pueda ser una mochila falsa, colocada por los chicos de la Comisaría, ni les grita indignado que esa mochila no puede haber venido de "El Pozo" porque ellos revisaron todos los bultos.

Bien, el caso es que los agentes encuentran la mochila; sus superiores no se encuentran allí; tanto Rodolfo Ruiz como Miguel A. Álvarez se encuentran descansando, como ya hemos dicho antes. pero ambos son avisados y, como es lógico, ordenaron alertar al resto de los servicios policiales, (según el Comisario Ruiz, cuando él llegó a su comisaría, se encontraban "el Comisario General de Seguridad Ciudadana, con el Comisario Jefe de la Unidad de los TEDAX y otros compañeros"), especialmente a los TEDAX, que procedieron a la desactivación del explosivo, como veremos en una entrada posterior.

Hemos visto, pues, cómo el viaje de la Mochila de Vallecas no es, ni mucho menos, fruto de la traición ni de la conspiración por introducir pruebas falsas en el caso. Existe, descoordinación, cierto, pero es el intento de hacer las cosas bien, y la desconexión con los mandos naturales que muchas veces hizo que subalternos tomasen decisiones, con la mejor voluntad del mundo, lo que ocasionó el extravagante periplo de la mochila.

Sólo la declaración de los TEDAX de haber explorado los bvultos del andén puede arrojar una duda. Pero si nos damos cuenta de que, en un primer momento no lo declararon, de que sólo tras el testimonio de Cáceres Vadillo (que no estuvo allí) afirmándolo, ellos arroparon a su jefe, del escaso tiempo que dispusieron para abrir y explorar los bultos, y que en ningún momento los TEDAX se sorprendieron de que hubiera aparecido una mochila en los bultos anteriormente revisados, todo hace pensar en que el escrutinio, si se hizo, no pudo ser muy a fondo. Y así lo interpretaron los distintos Tribunales, dando la prueba por válida

1 comentario:

  1. Robin, ¿qué ha pasado con DL? hace días que no está...
    Un saludo

    ResponderEliminar